Dos cuerpos ocupando un mismo espacio

Loreta los acechó como si fueran presas fáciles. Los vio tomados de la mano en esa mesa y sin dudarlo, impulsada por su doble cuántico en otro espacio -tiempo se sentó en medio de los dos, y como si los conociera desde siempre les susurra «todo se resume en los giros, esos que inician de derecha a izquierda, pero que una vez el hula hula … Continúa leyendo Dos cuerpos ocupando un mismo espacio

Intentos fallidos

Sección I. Los primeros meses. Un esperma que no coloniza, es otro que gana. Asir los objetos sin medir las distancias ni entender los espacios. Llevar la mano a la boca punzando un ojo, recibir una bocanada en una cuchara con trastornos de personalidad, se cree avión. El giro que por su propio peso imposibilita volver a la posición inicial. Babear y no reconocer los … Continúa leyendo Intentos fallidos

Tercer entrega animales domésticos: mi iguana y la misa de las seis.

Ha llegado el final de los tiempos. Lo han dicho mi predicador, y muchos otros más, incluso años atrás. Todo es tan cambiante, que hasta podría creer que el final está por empezar. No les mentiré, soy de aquellos que quisiera ver el mundo arder. Yo y mi iguana cocainómana en realidad quisiéramos ver el mundo arder, pero acá… No para de llover. Hay mucho … Continúa leyendo Tercer entrega animales domésticos: mi iguana y la misa de las seis.

De la serie de animales domésticos: para pasar al otro mundo.

Desde muy chica sé cómo funciona el mundo. Yo he ido y vuelto, del lugar en que la mayoría van sin volver. Allá todo es igual que acá, la única diferencia es que… Nadie sufre. Nadie es feliz. Nadie come. Nadie se llena. Digamos que mi interés por el más allá… Nació el día en que mis padres me dejaron en el más acá. En … Continúa leyendo De la serie de animales domésticos: para pasar al otro mundo.

De la serie animales domésticos: Lo que ayer me dijo nuestro perro por la ventana

Ayer cuando pasé a visitarte no estabas, pero, se asomó el perro por la ventana. Siempre has sabido, desde nuestra ruptura, que lo quería para mí, pero tú, generosamente te lo quedaste. Sabías que le haría daño, apenas se cuidar de mí mismo, y lo hago a medias.  Sabías que lo quería vivito y coleando y bajo tu tutela al menos lo vería una vez … Continúa leyendo De la serie animales domésticos: Lo que ayer me dijo nuestro perro por la ventana

Sofía absenta mi existencia como procesador de textos.

Advertencia: el texto que leerán a continuación tiene una gran dosis de surrealismo, no es apta para defensores de la realidad y el pensamiento concreto. Mi nariz está a 3 mm, 5 mm, 8 mm, de la pared agrietada, bueno, ambas, tanto mi nariz como la pared, e incluso mi corazón están así, agrietados; la nariz, muy probablemente a causa del alto consumo de grasas … Continúa leyendo Sofía absenta mi existencia como procesador de textos.

La novena cita, y el poema de la servilleta.

Unos encuentran el amor a la primera, bendecidos y afortunados; otros a la tercera es la vencida, pero hay extraños seres en el mundo que deben pasar por los nueve círculos de Dante para alcanzar el amor. Yo estoy acá en un parque acuático alimentando pingüinos, ¿Sabían que los pingüinos tienen una sola pareja toda su vida? Algo les voy a contar, es algo personal … Continúa leyendo La novena cita, y el poema de la servilleta.