Mugre

Cuando me miran fijo sé lo que buscan.

Soy muy consciente de lo que me hace falta y lo que no en la vida.

A algunos les falta un coche para llevar a la chica al cine, una casa para tener una familia numerosa e incluso millas para darle vuelo a la aventura.

A algunas les falta pelo para la moña al coquetear, espacio para alcanzar sus sueños o cierta destreza en la piramide alimenticia del poder.

A mí cuando me ven, siempre se quedan con lo primero que no ven, sí, lo que no ven, notan con facilidad que algo me falta a simple vista.

No tengo mitad, no tengo punto de equilibrio, mi energia no se conecta a nada en mi plexo solar, no tengo memoria en mi cuerpo de lo que fueron esos nueve meses en el vientre de mi madre.

Pero no importa, en serio.

Ahí fue cuando aprendí que las personas son excelentes detectores de lo que el otro no tiene y ellos sí.

Sólo los más observadores se han dado cuenta que tampoco tengo corazón.

Pero no importa, en serio.

He visto como usan ambas cosas para guardar mugre, y yo no me guardo nada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s